El olvido

La lápida era sólo una nota para disimular el olvido definitivo. Que más daba si era enterrada o sepultada, el cemento y la arena tenian la misma densidad. Una densidad temporal, que abarcaba el presente hasta el infinito. ¿Quién iba a pensar de nuevo en esa mujer? Él no.

Así elegía una sobria portada a su féretro, mientras ella se deslizaba hacia su eterno olvido. 


Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s